martes, 20 de marzo de 2012

Oficializaron la lista Naranja-Bordó

UN TRIUNFO DEL ACTIVISMO GRÁFICO

Hace unos días fue oficializada la Lista Naranja-Bordó. La lista está conformada por más de setenta delegados y activistas de treinta talleres que representan los principales procesos de lucha de los últimos años; expresa una tendencia de fondo de los gráficos a recuperar el sindicato de manos de la vieja dirección de Ongaro.

La oficialización se logró luego de subsanar las “observaciones” de la Junta Electoral: dos de estos compañeros fueron readmitidos, uno de los que quedó proscriptos es Sergio González, gráfico desde hace veinticinco años y reconocido activista de Crónica que actualmente trabaja en la Cooperativa Patricios.

Pero el operativo más importante contra la lista fue, como de costumbre, la acción combinada con las patronales para “apretar” candidatos a fin de que renuncien, incluyendo amenazas de despidos y hasta asambleas de intimidación con venia patronal: así ocurrió en Cortiñas, en Costasan y en la Cooperativa 22 de Mayo (ex Lacabril). No obstante hoy la lista está definitivamente oficializada.

Por su composición el frente Naranja-Bordó encarna lo más vital y transformador de la base gráfica. En contraste, la Verde, con Ongaro a la cabeza, reafirma las pretensiones de perpetuación de una dirección cuyo ciclo histórico se acabo hace mucho tiempo. La prometida renovación de la mano de Juventud Gráfica se redujo a un cargo menor en la directiva.

La oficialización de la lista Naranja-Bordó es sin dudas un triunfo del activismo; significa que el 20 de abril los afiliados gráficos tendrán una alternativa clasista a la vieja dirección ongarista. El desafío es llegar con la campaña del frente a doscientos talleres y conquistar los fiscales necesarios para quebrar todo intento de fraude.

Miguel Bravetti

Ciccone: la burocracia ongarista acompaña el negociado

A los ríos de tinta que han corrido sobre el escándalo Ciccone hay que sumar ahora una lacónica solicitada publicada por el sindicato gráfico.

“Era hora que se escuchara la voz de los trabajadores”, declaró en una radio un directivo del gremio. Cuando todas las promesas de retomar la producción se desvanecen (la planta está paralizada desde mediados del año pasado), sin dudas que era hora.

¿Pero qué dice la solicitada, además de las referencias a la Sociedad Tipográfica de 1857 y la CGT de Los Argentinos o las invocaciones a Dios? “Queremos decirles a los 40 millones de argentinos que los billetes que alguna vez se hicieron en Brasil o en otros países deben hacerse ahora en Argentina”. Eso es todo lo que, no los trabajadores sino la burocracia, tiene para decir sobre esta crisis monumental. Así lo entendieron muchos trabajadores que manifestaron su disgusto a la comisión interna. Protestas agravadas por el atraso en los últimos salarios.

Nuestra posición de siempre es: basta de curros y negociados, fuera Boudou, sus testaferros y los Ciccone. Estatización sin indemnización –con su deuda de 263 millones a la AFIP ya es largamente estatal-, control obrero y directorio integrado mayoritariamente por representantes de los trabajadores votados en asamblea, rotativos y revocables.

La larga crisis de “la imprenta más importante del país” como la bautizaron los medios, atrapada permanentemente en las internas del poder, sólo puede resolverse con una medida de fondo; por la que no puede luchar una burocracia acabada como la de Ongaro.

Miguel Bravetti

jueves, 8 de marzo de 2012

Gráficos: un frente de 40 talleres para derrotar a la vieja dirección

La Lista Naranja-Bordó está virtualmente oficializada. Esta lista agrupa a delegados y activistas de 31 talleres y, por lo menos, una docena más a nivel de comisiones de apoyo. Es el mayor reagrupamiento clasista desde 1988.
Expresa dos fenómenos: las tendencias de lucha y organización de la juventud en los talleres y la crisis de la burocracia ongarista. No es casualidad que el promedio de edad de la lista antiburocrática es la mitad del de la Lista Verde. El paro triunfante en Ipesa y la lucha por la organización de AGM (ver notas), se eslabonan con la victoria enorme en AGR-Clarín meses atrás, las grandes luchas salariales de Interpack o Morvillo, con el paro que reincorporó a parte de los despedidos de Donnelly y con un enorme proceso de organización fabril -Impresores, Cendinsa, World Color, Bossisio, Printpack, FP, Pessout, Celomat, Labelplast, Lacabril. Ese proceso de organización y batallas aisladas -como consecuencia de la política de la burocracia- fue impulsado por nuestros compañeros sin excepción. La Lista Verde tuvo que adaptarse, formular una política para disputarlo y, en esa fase, se produjo la única novedad política en su seno: el surgimiento de la "juventud sindical". En un primer momento ligada al moyanismo, luego cooptada por una de las fracciones tradicionales de la Lista Verde y, más temprano que tarde, ahogando todo desarrollo antipatronal de las nuevas internas. La Naranja-Bordó es el mayor agrupamiento desde 1988, pero en aquella elección -en la que rompimos un fraude- el ongarismo llegaba luego de ser entregador de grandes purgas del activismo en los talleres y reorganizaciones capitalistas, las que desataron ocupaciones en Tiempo Argentino, La Razón, Editorial Abril -todas derrotadas en una pulseada nacional que incluyó la ocupación de la Ford. La burocracia llegaba, además, después de concretar la reunificación con la fracción Calipo y los "25", es decir con todas las fracciones de la época. Ahora, la Lista Verde llega a la elección sin resolver una división interna de vieja data entre un ala ligada al PJ disidente de reciente kirchnerización -Abraham, secretario de Organización y presidente de la Obra Social- y otra de uno de los núcleos tradicionales -Amichetti, secretario adjunto. Tan es así que Raimundo Ongar -con 87 años y retirado de todo escenario público- será de nuevo candidato a secretario general. Esto, como resultado de que no pueden resolver la sucesión. El voto al ongarismo será el voto a una fractura a plazo fijo. También a una quiebra a plazo fijo, porque la convocatoria de acreedores de la Obra Social es evitada con carpa de oxígeno -además de fondos de la APE- hasta después de la elección. Más que nunca, el ongarismo, artista del fraude electoral, está jugado a impedir que podamos fiscalizar el acto electoral (más de 200 urnas). La batalla por el voto tendrá que ir paralela a la batalla contra el fraude para poner en pie los 200 fiscales contra la patronal y contra la burocracia que no otorga permisos para la tarea. Tuvieron un anticipo en la asamblea general en la CGT, donde disputamos de igual a igual por la Junta Electoral. Ahora, empiezan shockeados ante la magnitud de la lista antiburocrática. A movilizar todo su enorme potencial en lo que será una lucha estratégica del clasismo por una nueva dirección del movimiento obrero. Néstor Pitrola

Paro triunfante en la Gráfica Ipesa

El jueves 29, los trabajadores de Ipesa resolvieron en asamblea y por unanimidad, un paro general que se extendió por varias horas para enfrentar la tentativa patronal de avasallar el régimen de francos compensatorios. Desde hace tiempo que la empresa viene otorgando sólo la mitad de los días que corresponde por ley para compensar las jornadas extras en domingo, sábados a la tarde o feriados; el resto de esos días, en algunos casos (para los salarios más bajos) se abonan y en otros directamente se pierden. La patronal reaccionó furiosa, amenazando con descuentos y exigiendo "que se levante el paro porque es ilegal"; personal jerárquico intentó intervenir en la asamblea, pero nada de esto amedrentó a los compañeros que obligaron a los "buches" a retirarse y se mantuvieron firmes hasta que la empresa cedió. Algunos propusieron que se formalizara la denuncia -y el acuerdo- en el ministerio, pero como el sindicato nunca apareció por el taller se terminó firmando un acta interna que puntualiza cómo y de qué manera se establecerán los compensatorios. La garantía de cumplimento será la fuerza de la organización interna que ha dado un salto importante. Dirigentes del Ipesa integran la Lista Naranja Gráfica, fueron parte de la movilización que disputó la asamblea general del gremio por la Junta Electoral y hoy Ipesa integra los primeros lugares en la Naranja-Bordó. ¡Adelante, compañeros! Juan Torres

miércoles, 7 de marzo de 2012

jueves, 1 de marzo de 2012

El reagrupamiento naranja: resultado de una gran actividad militante

A tres días de la presentación de listas para las elecciones del gremio, el balance de lo hecho para poner en pie una poderosa alternativa al ongarismo es altamente positivo. Hasta el momento, tenemos candidatos de 28 talleres y unos 1.800 avales de más de 120 fábricas que se han agrupado detrás del histórico color naranja, el cual representa en la conciencia general de los gráficos un canal de masas contra la burocracia. Se destacan los candidatos de ambas Interpack, de AGR, Morvillo, Ipesa, New Press, Crónica, de dos cooperativas: Lacabril y Patricios, de Lombardo, Cortiñas, Diario Popular, de talleres organizados recientemente como Cedinsa y Labels Plast, de Costasan, Buschi, de Balbi y de AGM -esta última, una gran fábrica negrera, antisindical y atropelladora de los derechos de la mujer trabajadora.

Aún quedan debates por concluir, de manera que a último momento podría sumarse algún taller más, sin contabilizar a otros tantos que por no contar con protección gremial decidimos preservar y aquéllos donde la antigüedad de los candidatos no alcanza las exigencias estatutarias. Es decir que esta etapa preparatoria de la campaña electoral ya abrió un nuevo campo de desarrollo: talleres que reclaman nuestra orientación para organizarse, decenas de activistas que ofrecen su colaboración para fiscalizar, riquísimas discusiones con sectores que están madurando su ruptura con la Verde y una difusión de nuestros materiales muy superior a la de años anteriores. Nuestro blog recibió, en dos meses, casi cinco mil visitas.

Se trata de los primeros resultados de una esforzada actividad militante de muchos compañeros, quienes desafiando los calores sofocantes de este verano recorrieron las puertas de los talleres con las planillas de avales y las cuatro declaraciones que publicamos (con una tirada de 10 mil ejemplares cada una) sobre diversos problemas del gremio.

El texto que está ahora en circulación, en el cual se reclama "que el sindicato se pronuncie contra el ajuste y se convoque a un plenario de delegados para votar un plan de lucha por el salario", tuvo una magnifica recepción -cosa que no puede extrañar en un gremio cuya categoría promedio ronda apenas los 4.000 pesos.

Es en base a este programa para luchar contra el ajuste y los tarifazos del gobierno K, para recuperar la obra social y defender el convenio y la democracia sindical, que se constituye la lista como un verdadero frente único de los luchadores del gremio gráfico. Desde esta realidad, discutimos la integración de la Agrupación Bordó, recientemente formada por el PTS, para completar un frente de todas variantes de lucha contra la patronal y la burocracia.

M. B.